Cuba Noticias photos

Check out these cuba noticias images:

MURALLAS DE CUELLAR SEGOVIA 6987
cuba noticias
Image by Jose Javier Martin Espartosa
La azarosa historia de estas murallas es un compendio de los usos, abusos sensibilidades y costumbres de cada época histórica de sus 10 siglos de existencia, estas murallas han tenido que defenderse mas de ladrones poderosos que de ejércitos enemigos

CONSTRUCCION: SIGLOS XI-XV

La muralla de Cuéllar tiene su origen en la Alta Edad Media, cuando tuvo lugar la definitiva repoblación de la villa, encomendada por Alfonso VI de Castilla al conde Pedro Ansúrez. El inicio de su construcción puede fecharse a partir del año 1085, en dicha repoblación, tal y como atestiguan los restos más antiguos de muralla que se han encontrado, localizados en el castillo y datados en el siglo XI. Esta construcción se extendió a lo largo de los siglos XII y especialmente en el XIII.
La primera noticia documentada data de 29 de abril de 1264. Se trata de un documento de Alfonso X el Sabio por el cual concedió, a petición del concejo de Cuéllar, que la recaudación de ciertas multas se emplease para el arreglo de la muralla
Nuevamente el concejo de la villa solicitó a un monarca, esta vez a Enrique II de Castilla en 1374, la concesión de las heredades situadas en la villa que habían pertenecido a Juana de Castro para la reparación de la muralla, petición que no fue aceptada por el rey. La muestra del interés de la villa por su muralla se deduce de otra nueva petición, esta vez al infante don Fernando, quien concedió licencia al concejo el 13 de febrero de 1403 para reparar los muros, y para ello debieron pagar 30.000 maravedís todos los vecinos de Cuéllar y su Tierra, sin distinción de estados
En 1427, tras la preocupación del concejo por fortalecer y restaurar sus muros defensivos, Juan II de Aragón, que era entonces señor de la villa, firmó en Valladolid un documento dirigido al concejo, para que autorizase al arcediano Gómez González a edificar adosado a la muralla el Hospital de la Magdalena, una de sus fundaciones, dejando a salvo la ronda y defensa de la misma, pero rompiendo para ello parte del muro. Al parecer existió una autorización previa pero el concejo, preocupado por la defensa de la ciudad, se opuso después a las obras. El arcediano tuvo que solicitar de nuevo permiso al rey, quien contestó que se le dejase concluir el edificio. Finalmente el arcediano no cumplió con lo que el señor de la villa le impuso, y no respetó el paseo de ronda de la muralla, pues apoyó el edificio literalmente sobre ésta, sin dejar opción al paseo de ronda.

REFORMAS DEL SIGLO XVI

Las murallas se reconstruyeron y ampliaron durante los siglos XIV y XV con fines defensivos. Cuando Beltrán de la Cueva llegó al señorío de Cuéllar en 1464 las murallas románicas se encontraban en buen estado, pero a la vez que realizó las obras de ampliación del castillo, reforzó también el resto de fortificación. Así, en 1471 amplió la muralla norte con objeto de levantar el lienzo y la barbacana. A su vez, fortaleció el lienzo del primer recinto que transcurre desde el arco de San Basilio hasta el muro más próximo del castillo.
En esta época los Reyes Católicos iniciaron un programa general de inspección y reparación de murallas en ciudades castellanas en el que instaron a señores, priores, maestres y corregidores de las villas a que informasen de la situación de las mismas a través de maestros arquitectos, y de quantos maravedis se han de gastar para su restauración, por lo que es posible que las obras llevadas a cabo por el primer duque se debieran a esa campaña de murallas que realizaron los monarcas.

Tras la muerte de Beltrán, acaecida en 1492, su hijo y sucesor Francisco Fernández de la Cueva, II duque de Alburquerque y II señor de la villa, llevó a cabo las reformas más importantes del conjunto, siguiendo las pautas marcadas por su padre. Las obras se iniciaron hacia el año 1500 y tuvieron como principal cometido reforzar los muros existentes para poder defender sus derechos sobre la villa ante un posible ataque de su madrastra, María de Velasco, quien consideraba que tenía derechos sobre la misma. La mitad del coste de las obras fue sufragado por el duque, algo inusual, ya que el pago de este tipo de reformas corría a cargo de la población, y no del señor.

Las obras llevadas a cabo por el II duque comenzaron fortaleciendo el primer recinto, desde la iglesia de San Esteban hasta el arco de San Martín, y desde éste al de Santiago, elevando sus lienzos y dotando de almenado y merlones con saeteras al conjunto. También intervino en el arco de San Pedro, dotando al ábside de su iglesia de una apariencia militar, y colocó su escudo de armas, al igual que lo hizo en todas las puertas del recinto de la ciudadela que reforzó.

ABANDONO SIGLOS XVII-XIX

A partir del siglo XVII y sobre todo del XVIII, las murallas dejaron de ser una edificación principal, pasando a un segundo plano para la población. Este desuso hizo que se debilitase paulatinamente, y comenzó una época de abandono para el conjunto que llevó a la pérdida de parte del recorrido murado. La iniciativa marcada en el siglo XV por el señor de Cuéllar permitiendo edificar sobre la muralla, dio pie a que se comenzase a construir de forma masiva edificaciones adosadas a ella, y así en 1587 se autorizó a Juan de Ortelano a construir una casa junto a la muralla de San Pedro; otra autorización llegó a mediados del siglo XVII, para hacer lo mismo junto al arco de San Martín. El proceso de edificar cargando vigas sobre los muros proporcionó un gran deterioro a los mismos, pues para obtener mayor amplitud se rebajaron por el interior, y se abrieron bastantes ventanas y otros espacios rompiendo así la pulcritud y firmeza que habían poseído.
A mediados de este siglo la población desmontó algunos paños de muralla para reutilizar la piedra en sus casas, a lo que el concejo respondió con demandas y multas, como ocurrió en 1649. En el siglo XVIII se vio obligado a derribar el arco exterior de la puerta de Carchena, dejando únicamente el más fuerte, el interior. También se encontraba en peligro de hundimiento el arco de la Trinidad en 1777, cuya muralla había perdido ya el almenado en un derrumbe anterior.

Las murallas pertenecían al duque de Alburquerque como señor de la villa. A partir de la abolición de los señoríos en 1811 continuaron en posesión de la Casa Ducal. Ésta sufrió ese mismo año uno de los cambios más importantes de su historia cuando el XIV duque falleció en Londres sin sucesión que heredase su Casa, extinguiéndose definitivamente el linaje de la Cueva en el ducado. Tras un largo pleito de diecinueve años, la Casa de Alburquerque recayó en la familia Osorio, marqueses de Alcañices y de los Balbases, en la persona de Nicolás Osorio y Zayas, defensor de la Revolución Liberal.

El nuevo duque de Alburquerque se desvinculó totalmente de Cuéllar, una tierra que había heredado de sus antepasados pero con la que no guardaba ninguna relación sentimental ni histórica, pues heredó la Casa por línea femenina, comenzando así el mayor deterioro de las murallas, y ocasionando el golpe más decisivo contra el recinto. En 1842 el paño de muralla junto al Estudio de Gramática amenazaba ruina y el ayuntamiento comunicó la situación al nuevo duque, que no quiso hacer frente a su restauración. El mismo año se acordó quitar las puertas de los arcos de San Andrés y Carchena para evitar que el peso de las mismas contribuyera al derrumbamiento de dichos arcos. Años más tarde se retiraron también las del arco de la Trinidad, que se tasaron en 320 reales y se colocaron en el corral del mesón.

En 1858 se denunció el hundimiento de otro paño junto al arco de Santiago y, en la misma zona, hubo un derrumbe en noviembre de 1859. Estos desplomes alarmaron a las autoridades de la villa y la cuestión jurídica de la propiedad de las murallas pasó al primer plano municipal, ya que si el duque de Alburquerque, quien se consideraba dueño de las mismas no intervenía en ellas, el ayuntamiento debía tomar una medida para evitar que la población continuase en peligro. Se consultó a diversos juristas sobre la legalidad de la posesión ducal de los muros, y su respuesta fue terminante: al quedar abolidos los señoríos jurisdiccionales, el duque no podía considerarse dueño de las mismas y, tras diversos trámites, se obligó al duque a que renunciase sobre sus derechos, pasando a partir de entonces la titularidad del recinto amurallado al ayuntamiento.

Tras ello, las autoridades provinciales intervinieron en el asunto y enviaron a un delineante de obras públicas para que realizase un informe sobre el estado de la muralla, en el que señaló cuatro zonas en grave peligro: el paño comprendido entre los arcos de Santiago y el de las Cuevas; desde el Hospital de las Llagas hasta el arco de San Martín; desde el arco de Carchena hasta el de San Pedro y, finalmente, el entorno y arco de la Trinidad. Ante tal informe el ayuntamiento ordenó a los vecinos dueños de las casas adosadas a los dichos tramos de muralla en peligro, que desalojaran sus viviendas, así como también la retirada de escombros. Un nuevo informe se realizó en 1868 por el cual se dictaminó el derribo de los paños de muro que se encontraban en peligro, al que acompañaba un presupuesto de gastos y el modo en que debía realizarse, aunque el desmonte de los mismos no se realizó de forma inmediata, sino que se llevó a cabo en varios años.Finalmente, en 1873 se hundió un paño de muralla junto al arco de la Trinidad, desapareciendo los pocos restos que conservaba de su almenado

DERRIBO: SIGLOS XIX Y XX
La nueva titularidad no reportó ningún beneficio al monumento pues, a causa de la escasez económica del ayuntamiento y el estado ruinoso de las murallas, no comenzaron a restaurarse hasta principios del siglo XX, después de que en el último tercio del XIX se llevasen a cabo los derribos señalados en los informes, debido a que el coste de restauración era mayor que el de su demolición.

En 1873 se derribó el arco de Carchena, y un año después se hundió parte del lienzo de las calles de la Barrera y Herreros. Un nuevo y aparatoso hundimiento en la zona en 1878, en el que desapareció definitivamente el gran paño que envolvía dichas calles, volvió a poner de actualidad el estado de las murallas. El informe señaló varios puntos peligrosos: el lienzo junto al arco de Santiago, calles de la Barrera, de la Magdalena, San Julián, Herreros y arco de la Trinidad. En 1879 se comenzó el derribo de la muralla de la calle de los Herreros, y el 12 de julio del mismo año el ayuntamiento acordó derribar el arco y paño de muralla de la Trinidad. En 1884 se eliminó el arco de Carchena, así como una de las arcadas del de San Andrés. El 19 de diciembre de 1891 se prohibió obtener piedra y tierra de la pendiente que suponía el paño de muralla del castillo,14 y en 1895 se derribó el arco de San Pedro, que no sólo redujo el peligro, sino que se logró así el ensanche de la calle como cuestión de ornato y arreglo de la vía pública, tal y como justifican las actas municipales. Por entonces también debió derribarse el arco de las Cuevas, aunque no consta su fecha.

Durante las primeras décadas del siglo XX las murallas comenzaron a perder estabilidad de manera progresiva. Entre 1923 y 1924 el ayuntamiento comenzó a destinar pequeñas partidas económicas para su restauración, al igual que lo hizo entre 1931 y 1932, obras que continuaron tras la denominación de conjunto Histórico-Artístico en 1931.
En los años 1940, durante la etapa en la que el castillo fue penal, uno de los trabajos de los presos consistió en rebajar dos metros la altura de la muralla en la zona norte del castillo, con vistas a la carretera de Valladolid, para emplear la piedra en la construcción del desaparecido sanatorio antituberculoso situado al sur del castillo.

En el año 1955 se derribó un importante paño de muralla entre el arco de San Basilio y el castillo, para obtener un acceso más amplio a la calle del Palacio que el proporcionado por el citado arco. La intervención, de gran envergadura, resultó fuertemente criticada por los vecinos de la villa por diversos motivos. En primer lugar, por el atentado contra el patrimonio que la actuación suponía, a lo que la corporación municipal respondió que ya existía un pequeño paso, de un hundimiento sufrido siglos antes, y que únicamente se había ampliado con un derribo menor, hecho que corroboran fotografías anteriores al derribo, aunque se trataba de un pasillo muy estrecho practicado en un extremo y de un tamaño mínimo, nada que ver con el visible después de la intervención, en la que desaparecieron unos ocho metros de muro aproximadamente. Para llevar a cabo la intervención hubo de moverse miles de metros cúbicos de tierra, ya que el nivel del terreno en el interior de la ciudadela era mayor que en el exterior.

Las denuncias públicas se hicieron más fuertes cuando los vecinos comprendieron la situación: el nuevo acceso abierto permitía la entrada y salida de camiones de gran tamaño a la explanada del castillo, donde se ubicaba una fábrica de achicoria propiedad del alcalde en funciones, Felipe Suárez, lo que provocó gran conmoción en la villa. Efectivamente, el tamaño del arco de San Basilio no permitía la entrada de grandes camiones, e incluso era frecuente que los menores quedasen atrancados en la puerta durante sus intentos. La nueva entrada permitía a la fábrica cargar y descargar directamente desde su interior, ahorrando los trabajos de los carretilleros que hasta entonces habían tenido que trasladar a mano la mercancía fuera del recinto para su carga.
El 14 de diciembre de 1960 fue autorizada, por parte del Ayuntamiento, la demolición de un panel de muralla en la parte baja de la villa, que cerraba el recinto de la ciudad con el desaparecido arco de San Pedro. Dentro de su demolición también se incluyó una casa solariega perteneciente a la familia Hinestrosa, y que por entonces se consideraba la casa natal de Diego Velázquez de Cuéllar, primer gobernador de Cuba.

INTENTO DE RECUPERACION: FINALES DEL SIGLO XX

En la década de los años 70 las murallas comenzaron a recuperar su interés histórico, y la administración mostró su preocupación a través de sucesivas restauraciones de pequeña envergadura. Así, el 19 de febrero de 1972 la entidad financiera Caja Segovia aportó un donativo de 350.000 pesetas para la restauración del arco de San Basilio, obra para la que la Diputación Provincial de Segovia aportó 100.000 pesetas más, que llevó a cabo una Escuela Taller a través del Ayuntamiento de Cuéllar.

El 4 de febrero de 1977 se hundió parte del torreón del arco de Santiago, siendo restaurado por la Dirección General de Bellas Artes de inmediato, aunque los criterios utilizados no devolvieron al torreón su estructura original, ya que su altura quedó reducida considerablemente. Al mismo tiempo el ayuntamiento adquirió unas casas adosadas a la muralla en la calle de la Muralla, y otra en las mismas condiciones junto al arco de San Martín, con el fin de derribarlas para dejar al descubierto los paños de muralla correspondientes. Asimismo, el Ministerio de Cultura a través de la Dirección General de Bellas Artes restauró en aquella década el arco de San Andrés, y posteriormente el paño de muralla interior que une el arco de San Martín con el de Santiago. Nuevamente el ayuntamiento compró a principios de 1986 otro edificio contiguo a la muralla en la zona suroeste, entre las calles Carchena y los Herreros, liberando un paño más, aunque su recuperación fue polémica, ya que sólo mantuvieron un metro de altura en la muralla, rebajando algunos tramos.

Entre 1988 y 1989 el ayuntamiento de Cuéllar mediante una Escuela Taller rehabilitó el paño sur de la Huerta del Duque, que presentaba grandes huecos que asemejaban impactos de artillería, y amenazaba con el peligro de derrumbarse sobre el citado parque. La actuación intervino en 225 m en una superficie de 800 m² para la que se utilizaron 630 m³ de piedra. Durante la restauración se descubrió una poterna mudéjar, especie de puerta falsa de la que no se tenía constancia.

El 2 de noviembre de 1998, durante las obras llevadas a cabo en la plaza de San Gil, que consistían en eliminar las edificaciones adosadas a la muralla y construir posteriormente una nueva oficina de turismo, se derribó ilegalmente un tramo de muralla de 11 m de largo x 4,5 m de alto x 2,20 m de ancho, justificado como un hundimiento accidental, que tras diversos informes se concluyó que se había tratado de un derribo provocado, y por ello la Junta de Castilla y León abrió un expediente administrativo al ayuntamiento, quien hizo caso omiso a las recomendaciones de los técnicos de la Comisión Territorial de Patrimonio meses antes de ejecutarse las obras. Finalmente el ayuntamiento fue condenado a pagar 8 millones de pesetas, por considerar que fue derrumbada por iniciativa suya.

A pesar de que meses después la Comisión de Patrimonio aprobó su restauración para volver a levantar el tramo de muralla, no se procedió a ello, sino que se habilitó como mirador perfilando en líneas rectas los restos que quedaron. Además, se rebajó en 7 m de largo casi 1,5 m de altura del paño de muralla sobre el que se adosó la nueva edificación, extrayendo por ello más de 13 m³ de piedra de la muralla.24

A finales de verano de 2002 se llevó a cabo una importante restauración del paño de muralla ubicado en la calle Nueva, sobre el que se asienta el Hospital de la Magdalena, mediante un convenio entre el ayuntamiento de Cuéllar, el Ministerio de Trabajo y el Instituto Nacional de Empleo, cuyas obras fueron financiadas por la Comunidad Europea a través del Fondo Social Europeo.

RESTAURACION COMPLETA SIGLO XXI

En el año 2000 se iniciaron las negociaciones para llevar a cabo una restauración integral del conjunto, a través de un proyecto financiado por el Gobierno español, que constaba de una estricta catalogación y descripción de los distintos lienzos de muralla de ambos recintos, y perseguía una línea europea de financiación, el Espacio Económico Europeo, a través del cual se logró la viabilidad de la restauración.

Las obras fueron adjudicadas el 15 de febrero de 2008 y comenzaron dos meses después, con una extensión durante 2009, 2010 y 2011, y un presupuesto aproximado de 3,4 millones de euros. El proyecto permitió acometer de forma conjunta y ordenada la restauración y consolidación del conjunto amurallado en diferentes fases de actuación.

Se llevó a cabo el recrecido de la mayor parte de lienzos, recuperando el camino de ronda y el almenado, incorporando accesos y haciendo transitable parte del recinto de la ciudadela, como motor turístico. Se realizaron excavaciones en el foso del castillo, para conseguir los niveles originales del mismo, y se cerró la muralla de la ciudadela en los dos extremos en los que se encuentra dividida, así como la reconstrucción del paño de muralla de la plaza de San Gil. Dentro del mismo plan, se llevó a cabo la restauración del exterior del ala oeste del castillo, y se incorporó la rehabilitación del Hospital de la Magdalena como albergue juvenil.
Para llevar a cabo la restauración de algunos paños de muralla, el ayuntamiento de Cuéllar adquirió diversos solares y edificaciones adosadas a la muralla con el fin de liberar la misma y permitir una visión más amplia del lienzo. Como criterio general, se procuró mantener el acabado original siempre que fue posible, pues el objetivo final del proyecto era la recuperación de las defensas, ponerlas en valor y hacerlas visitables en la parte más importante de su trazado.

Las obras finalizaron en el verano de 2011, sumando un presupuesto final de 3.5.538.286 euros, aportado en su totalidad por el Ministerio de Fomento de España a través del programa de Recuperación de Elementos y Recintos de Arquitectura Defensiva de la Secretaría de Estado de Vivienda y Actuaciones Urbanas.Finalmente, fueron inauguradas y abiertas al público el 22 de noviembre del mismo año

La marina de guerra rusa en Cuba
cuba noticias
Image by Cubahora
Tres buques de la marina de guerra de la Federación Rusa llegaron a La Habana para realizar una visita amistosa que se extenderá hasta el próximo martes… bit.ly/185txLz

Cuba Noticias photos

Check out these cuba noticias images:

Evangelio segn San Marcos 10,28-31. Obra Padre Cotallo
cuba noticias
Image by Cotallo-nonocot
Martes 29 Mayo 2012
Evangelio según San Marcos 10,28-31.
Pedro le dijo: "Tú sabes que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido".
Jesús respondió: "Les aseguro que el que haya dejado casa, hermanos y hermanas, madre y padre, hijos o campos por mí y por la Buena Noticia,
desde ahora, en este mundo, recibirá el ciento por uno en casas, hermanos y hermanas, madres, hijos y, campos, en medio de las persecuciones; y en el mundo futuro recibirá la Vida eterna.
Muchos de los primeros serán los últimos y los últimos serán los primeros".

La marina de guerra rusa en Cuba
cuba noticias
Image by Cubahora
Tres buques de la marina de guerra de la Federación Rusa llegaron a La Habana para realizar una visita amistosa que se extenderá hasta el próximo martes… bit.ly/185txLz

NOTICIAS DE CUBA..04 DE JUNIO 2015

NOTICIAS DE CUBA..04 DE JUNIO 2015

NOTICIAS DE CUBA..04 DE JUNIO 2015

Cuba: Fidel Castro es recibido con ovaciones en el teatro Carlos Marx

Cuba festejó este sábado 13 de agosto el cumpleaños número 90 del comandante Fidel Castro, líder histórico de la Revolución Cubana. En el teatro Carlos Marx, Raúl Castro y Nicolás Maduro asistieron a la función de teatro en la cual ingresó también Fidel Castro, a quien le cantaron felicidades.

Visite nuestra web: http://www.el19digital.com

William Levy regresa a Cuba!! Noticias breves de famosos

Aquí vas encontrar las noticias más recientes de los espectáculos y la farándula, Los chismes de famosos que te interesan saber, las curiosidades, los escándalos, investigación, reportajes especiales y todo lo relacionado con tus actores, cantantes, conductores y celebridades favoritas!! Bienvenido a la información de los famosos!!
Entérate de las Noticias al momento !!
Sígueme en Redes sociales si quieres estar enterado de la información de Farándula:
Pagina www.Facebook.com/alejandrozradio
Twitter Personal https://twitter.com/alejandrozradio
Twitter Pagina https://twitter.com/AZRadioFan
Suscribete al Canal, Comparte el vídeo y deja comentario

Cubanos siguen varados en frontera Costa Rica – Nicaragua | Noticiero | Noticias Telemundo

Video oficial de Noticias Telemundo. En Nicaragua los esperan soldados en caso de que intenten pasar al país.

SUBSCRIBETE: http://bit.ly/1JI1uXV

Noticias
Este es el canal en Youtube de la división de noticias de la cadena Telemundo en los Estados Unidos. El “Noticiero Telemundo”, presentado entre semana por María Celeste Arrarás y José Díaz-Balart -y fines de semana por Edgardo del Villar- es el programa insignia de la división y la fuente de información más confiable de la comunidad hispana en los Estados Unidos. El programa “Enfoque con José Díaz-Balart” y los eventos especiales de la cadena, forman parte del compromiso de Telemundo para llevar a los hispanos información política y social que pueda guiarlos en los Estados Unidos. El galardonado equipo de corresponsales y colaboradores de Noticias, ofrece las últimas noticias, entrevistas con personajes claves, análisis y comentarios sobre el acontecer nacional e internacional.

SUBSCRIBETE: http://bit.ly/1JI1uXV

Telemundo
Es una división de Empresas y Contenido Hispano de NBCUniversal, liderando la industria en la producción y distribución de contenido en español de alta calidad a través de múltiples plataformas para los hispanos en los EEUU y a audiencias alrededor del mundo. Ofrece producciones originales, películas de cine, noticias y eventos deportivos de primera categoría y es el proveedor de contenido en español número dos mundialmente sindicando contenido a más de 100 países en más de 35 idiomas.

SIGUENOS EN TWITTER: http://bit.ly/1OLjUGl
DANOS LIKE EN FACEBOOK: http://on.fb.me/1VXiWwo
GOOGLE+: http://bit.ly/1P0PaSC
Video Rating: / 5

Hillary Clinton comenta viaje de Obama a Cuba | Noticiero | Noticias Telemundo

Hillary Clinton comenta viaje de Obama a Cuba | Noticiero | Noticias Telemundo

Video oficial de Noticias Telemundo. La pre candidata presidencial enfatiza por qué es importante la presencia de EEUU en la isla del Caribe

SUBSCRIBETE: http://bit.ly/1JI1uXV

Noticias
Este es el canal en Youtube de la división de noticias de la cadena Telemundo en los Estados Unidos. El “Noticiero Telemundo”, presentado entre semana por María Celeste Arrarás y José Díaz-Balart -y fines de semana por Edgardo del Villar- es el programa insignia de la división y la fuente de información más confiable de la comunidad hispana en los Estados Unidos. El programa “Enfoque con José Díaz-Balart” y los eventos especiales de la cadena, forman parte del compromiso de Telemundo para llevar a los hispanos información política y social que pueda guiarlos en los Estados Unidos. El galardonado equipo de corresponsales y colaboradores de Noticias, ofrece las últimas noticias, entrevistas con personajes claves, análisis y comentarios sobre el acontecer nacional e internacional.

SUBSCRIBETE: http://bit.ly/1JI1uXV

Telemundo
Es una división de Empresas y Contenido Hispano de NBCUniversal, liderando la industria en la producción y distribución de contenido en español de alta calidad a través de múltiples plataformas para los hispanos en los EEUU y a audiencias alrededor del mundo. Ofrece producciones originales, películas de cine, noticias y eventos deportivos de primera categoría y es el proveedor de contenido en español número dos mundialmente sindicando contenido a más de 100 países en más de 35 idiomas.

SIGUENOS EN TWITTER: http://bit.ly/1OLjUGl
DANOS LIKE EN FACEBOOK: http://on.fb.me/1VXiWwo
GOOGLE+: http://bit.ly/1P0PaSC
Video Rating: / 5

América Noticias, América TeVé 5pm, 6pm, 10pm y 11pm. Más en americateve.com
Video Rating: / 5

Cuba Noticias photos

Check out these cuba noticias images:

100 views of Cuba, Dec 2011 – 22
cuba noticias
Image by Ed Yourdon
This set consists of what I felt were the best 100 photos of the 3500+ images that I took in Cuba during a weeklong visit in December 2011.

This guy looks quiet and pensive, but he was participating in a very lively, noisy game of dominoes in Plaza Viejas. I guess he really was contemplating his next move … and the light was so low that I had to shoot the picture at ISO 6400.

Note: this photo was published in a Jun 14, 2012 blog titled "Deixe seu iPad menus chato."

***********************

Cuba. For today’s generation of Americans, the notion of traveling to Cuba is probably like that of traveling to North Korea. It’s off-limits, forbidden by the government — and frankly, why would anyone bother? But for someone like me, who spent his childhood in the Cold War era of the 1950s, and who went off to college just after Castro took power, and just before the Bay of Pigs and the Cuban missile crisis, the notion of traveling to Cuba has entirely different overtones.
And yet Cuba is only 90 miles away from Key West (as we were reminded so often in the 1960s), and its climate is presumably no different than a dozen of Caribbean islands I’ve visited over the years. Numerous friends have made quasi-legal trips to Cuba over the years, flying in from Canada or Mexico, and they’ve all returned with fabulous pictures and great stories of a vibrant, colorful country. So, when the folks at the Santa Fe Photographic Workshops sent out a notice in November 2011, announcing a series of photo workshops in Havana, we couldn’t resist the temptation to sign up.

Getting into Cuba turned out to be trivial: an overnight stay in Miami, a 45-minute chartered flight operated by American Airlines, and customs/immigration formalities that turned out to be cursory or non-existent. By mid-afternoon, our group was checked into the Parque Central Hotel in downtown Havana — where the rooms were spacious, the service was friendly, the food was reasonably tasty, the rum was delicious, and the Internet was … well, slow and expensive.

We had been warned that that some of our American conveniences — like credit cards — would not be available, and we were prepared for a fairly spartan week. But no matter how prepared we might have been intellectually, it takes a while to adjust to a land with no Skype, no Blackberry service, no iPhone service, no phone-based Twitter, Facebook, or Google+. I was perfectly happy that there were no Burger Kings, no Pizza Huts, no Wendys, no Starbuck’s, and MacDonalds. There was Coke (classic), but no Diet Coke (or Coke Light). There were also no police sirens, no ambulance sirens, and no church bells. There were no iPods, and consequently no evidence of people plugged into their music via the thin white earplugs that Apple supplies with their devices. No iPads, no Kindles, no Nooks, no … well, you get the picture. (It’s also worth noting that, with U.S. tourists now beginning to enter the country in larger numbers, Cuba seems to be on the cusp of a "modern" invasion; if I come back here in a couple years, I full expect to see Kentucky Fried Chicken outlets on every corner.)

But there were lots of friendly people in Havana, crowding the streets, peering out of windows and doorways, laughing and shouting and waving at friends and strangers alike. Everyone was well-dressed in clean clothes (the evidence of which could be seen in the endless lines of clothing hanging from laundry lines strung from wall to wall, everywhere); but there were no designer jeans, no fancy shoes, no heavy jewelry, and no sign of ostentatious clothing of any kind. Like some other developing countries, the people were sometimes a little too friendly — constantly offering a taxi ride, a pedicab ride, a small exchange of the "official" currency (convertible pesos, or "cuqs") for the "local" currency (pesos), a great meal or a great drink at a nearby restaurant or bar, a haircut, a manicure, or just a little … umm, well, friendship (offers for which ran the gamut of "señor" to "amigo" to "my friend"). On the street, you often felt you were in the land of the hustle; but if you smiled, shook your head, and politely said, "no," people generally smiled and back off.

As for the photography: well, I was in one of three different workshop groups, each of which had roughly a dozen participants. The three dozen individual photographers were well equipped with all of the latest Nikon and Canon gear, and they generally focused on a handful of subjects: buildings and architecture, ballet practice sessions, cockfights, boxing matches, rodeos, fishing villages, old cars, interiors of people’s homes, street scenes, and people. Lots of people. As in every other part of the world I’ve visited, the people were the most interesting. We saw young and old, men and women, boisterous children, grizzled elders, police officers, bus drivers, and people of almost every conceivable race.

The streets were clean, though not spotless; and the streets were jammed, with bicycles and motorbikes and pedi-cabs, taxis, buses, horse-and-carriages, pedestrians, dogs (LOTS of dogs, many sleeping peacefully in the middle of a sidewalk), and even a few people on roller skates. And, as anyone who has seen photos of Havana knows, there were lots and lots and LOTS of old cars. Plymouths, Pontiacs, Dodges, Buicks, and Chevys, along with the occasional Cadillac. A few were old and rusted, but most had been renovated, repaired, and repainted — often in garishly bright colors from every spectrum of the rainbow. Cherry pink, fire-engine red, Sunkist orange, lime green, turquoise and every shade of blue, orange, brown, and a lot more that I’ve probably forgotten. All of us in the photo workshop succumbed to the temptation to photograph the cars when we first arrived … but they were everywhere, every day, wherever we went, and eventually we all suffered from sensory overload. (For what it’s worth, one of our workshop colleagues had visited Cuba eight years ago, and told us that at the time, there were only old cars in sight; now roughly half of the cars are more-or-less modern Kia’s Audis, Russian Ladas, and other "generic" compact cars.)

The one thing I wasn’t prepared for in Havana was the sense of decay: almost no modern buildings, no skyscrapers, and very little evidence of renovation. There were several monstrous, ugly, vintage-1950s buildings that oozed "Russia" from every pore. But the rest of the buildings date back to the 40s, the 30s, the 20s, or even the turn of the last century. Some were crumbling, some were just facades; some showed evidence of the kind of salt-water erosion that one sees near the ocean. But many simply looked old and decrepit, with peeling paint and broken stones, like the run-down buildings in whatever slum you’re familiar with in North America. One has a very strong sense of a city that was vibrant and beautiful all during the last half of the 19th century, and the first half of the 20th century — and then time stopped dead in its tracks.

Why that happened, and what’s being done about it, is something I didn’t have a chance to explore; there was a general reluctance to discuss politics in great detail. Some of Havana looks like the less-prosperous regions of other Caribbean towns; and some of it is presumably the direct and/or indirect result of a half-century of U.S. embargo. But some of it seems to be the result of the collapse of the Soviet Union in the early 1990s, and the subsequent collapse of foreign aid that Cuba depended upon.

As for my own photos: I did not attend the ballet practice sessions, nor did I see the rodeo. I did see some interesting graffiti on a few walls, which I photographed; but for some reason, I missed almost all of the numerous political billboards and stylized paintings of Che Guevera on buildings and walls. What I focused on instead was the "street scenes" of people and buildings, which will hopefully give you a sense of what the place is like.

Enjoy!